Posteado por: Preludios de Debussy | 19 octubre, 2007

11. Les Tierces alternées

LAS TERCERAS ALTERNADAS

No es en absoluto un preludio, sino un estudio, antecesor de sus doce hermanos de colección de 1915 y mucho más estricto y riguroso que ninguno de ellos por su adherencia a un pretexto técnico. Después de algunos acordes introductivos (Moderadamente animado), la pieza se desarrolla como un movimiento perpetuo en semicorcheas (Un poco más animado, ligeramente picado, pero sin sequedad, en do mayor, 2/4), con inflexiones a veces vagamente españolas, solamente interrumpido hacia la mitad por un breve desarrollo de los compases iniciales. Con excepción de esa parte media y del comienzo de donde nace, el ámbito se restringe a una sola octava y el juego alterno de las teclas blancas y negras crea frecuentemente efectos bitonales. De este argumento técnico renovado de los clavicenistas – el título podría ser muy bien de Couperin-, Debussy hace una nueva exaltación del giro estático que se consume en su propio giro. Vladimir Jankélévitch anota: <Es en el azul canicular e inmóvil donde las terceras alternadas, batiendo las alas, avanzan con su vuelo delicado y monótono…. ¡Qué seco y azul el éter del mediodía!>. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: